Local
ACUERDOS Y DESACUERDOS

la opinion logo

 

 

Siempre resultan atractivas para los aficionados a los juegos de azar y las artes de la adivinación las apuestas sobre lo que ocurrirá en los procesos electorales en que se renuevan los cargos públicos, de tal manera que ya se lanzan las monedas al aire para saber quién ganará en la próxima elección del 7 de julio… ¿el PRI o el PAN?

Revisando lo que está ocurriendo en el PAN, le invito primero a que repasemos en forma breve su interesante origen. Lo creó Manuel Gómez Morín en 1939, en los tiempos del gobierno Cardenista, surgió precisamente como reacción de algunos miembros de movimientos de la acción religiosa y los dueños de las grandes empresas, quienes sentían afectados sus intereses por las políticas educativa, agraria y económica, principalmente, aplicadas bajo los principios socialistas de aquella presidencia. Debe reconocerse la importancia de que esas expresiones tuvieran un cauce de participación que se dio gracias a la formación del Partido Acción Nacional.

Dando un largo salto histórico, que va desde su fundación hasta el día que alcanzaron el objetivo del poder, podemos decir, que los leales militantes del PAN hoy se avergüenzan de quien era su orgullo en el 2000: Vicente Fox. Mientras que en el PRD prevalece el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas como guía moral, aunque ignorado por el mesianismo de López Obrador, que le disminuye llevándose a todas las ovejas morenas del rebaño. Entre los panistas ya casi no se habla de Manuel de Jesús Clouthier del Rincón y a Fox Quesada ni lo quieren recordar.

En los últimos días la actualización de la membresía blanquiazul exhibió el desencanto por el partido que había despertado la esperanza al inicio del nuevo milenio, pues miles de ciudadanos que se habían inscrito en sus filas, prefirieron ya no hacerlo. Sin embargo, su elite sigue actuando con soberbia, manejándose mas como franquicia que como instituto político, muy confiada en la estadística, viendo a sus electores como clientela segura, creyendo que no razona, que esta cautiva, con dirigentes pensando que pueden cometer errores, excesos y desvíos, y seguirán con simpatizantes que les refrenden el voto en forma sistemática y de una confianza ciega, más por dogma que por credibilidad y convicción democrática.

Para muestra basta un botón, de ello dan cuenta las noticias que recibimos todos los días, como si fuera el guion de una novela, a veces pícara, otras sátira y en algunos de sus acontecimientos, nos dejan sentir francamente el género de terror: nepotismo, ambición por el poder, corrupción, declarada desfachatez de compra-venta de candidaturas, etc. En el PAN para adelantarse a los tiempos previstos por la ley electoral, dicen que hicieron “un acuerdo de caballeros” para no difamarse entre ellos mismos y mediante unas encuestas medir y decidir a sus candidatos. Es evidente que todas sus acciones son un montaje que busca ocupar desde ahora la atención del público, sin respetar la ley, que les prohíbe actos anticipados de proselitismo y propaganda electoral. (art. 75 código electoral).

Hay que puntualizar, que quien tiene sentido ético y una conducta de respeto a la legalidad no busca vacíos, ni lagunas o interpretaciones a conveniencia, para dejar de cumplir con el alto propósito de la ley, que es guardar los principios de legalidad y equidad.

Muy pronto están mostrando, lamentablemente, que no harán el mínimo esfuerzo por ser buenos jugadores, usted sabe quiénes son, conoce sus nombres y apellidos hasta el cansancio, por eso no se los voy a repetir aquí.

Aun no inicia su proceso interno de selección de candidatos, pero ya se han dividido a más no poder, si las conferencias y sus declaraciones son sinceras. La sede estatal que se ubica en la zona dorada de Galerías en el norte de la ciudad capital, es hoy la casa del encono, la rencilla, el resentimiento y el rencor. Ese enfrentamiento abre heridas que los disminuye y debilita, ojalá que terminen poniéndose de acuerdo, porque así no se construye la democracia.

La política transita por acuerdos y desacuerdos, entre encuentros y desencuentros, pero nunca se debe perder el objetivo, el árbol no nos debe tapar al bosque. Si en el partido acción nacional se unen y hacen una buena elección, contribuyen a que otros partidos como el PRI tomen también mas atinadas decisiones a la hora de designar sus candidaturas, pero principalmente estarían cumpliendo su obligación cívica de enaltecer el quehacer político. Valdría que elevaran el nivel de competencia, porque como van, no lo están haciendo.

En el PRI se ha tenido hasta ahora un poco mas de mesura, procurando ser prudentes, respetuosos del calendario que marca el nuevo código electoral. De alguna manera ha salido a relucir la tradición y la disciplina, restableciendo el cuidado por las formas y el apego a los principios, que seguramente facilitará a todos el camino para presentar a la ciudadanía propuestas más solidas, que sumen simpatías y multipliquen el entusiasmo de la gente para darle continuidad al proyecto político que encabezan Peña y el ingeniero Lozano de la Torre.

Usted amable lector,  analice bien, valore y si quiere, porqué no, haga sus apuestas.

Be Sociable, Share!

Comentarios

comentarios

Posts Relacionados

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *