Finalmente llegó a su conclusión el juicio que se le seguía a Juan Christian Castañeda Medina de 44 años, por el delito de homicidio en contra de Sandra Luz Aguilera Guerra, hechos registrados el pasado día 3 de junio del año 2011; por tal motivo el Juzgado Cuarto de lo Penal, dictó sentencia condenatoria de 15 años de prisión, por el delito de Homicidio doloso con la agravante de ventaja, por lo que el sentenciado fue trasladado el CERESO de El Llano, donde permanecerá hasta su conclusión.

 

Los hechos tuvieron lugar el día lunes 6 de junio del año 2011, cuando cerca de las 22:00 horas vecinos de un predio ubicado en el Boulevard Adolfo Ruiz Cortines, descubrieran que un incendio de lo que parecía ser pasto se registraba en ese lugar, al arribo de los bomberos descubrieron que lo que se quemaba era el cuerpo de una persona que tenía alrededor del cuello un alambre y que todo indicaba se trataba de una fémina.

 

Inmediatamente personal de la Procuraduría arribaba al lugar para dar fe y hacer el levantamiento de lo descubierto, se llevarían cerca de 18 días para poder identificar el cuerpo de la finada, siendo este de Sandra Luz, y comenzando la investigación con los familiares.

 

En primera instancia se dijo que se trataría de un presunto secuestro debido a que la mujer solicitaba dinero para el tratamiento de salud de un familiar, y que al no poder pagar, uno de sus prestamistas la había privado de la libertad y solicitaba una cantidad importante para su liberación.

 

El esposo de la finada decidió presentar la denuncia de plagio, debido a una serie de llamadas que comenzó a recibir a partir del día viernes seis de junio, en donde

le exigían dinero, al día siguiente (sábado 4), volvió a recibir una llamada en donde le pedían que entregara el dinero, de lo contrario no soltarían a su mujer.

 

La denuncia se levantó el martes 7 como desaparecida la fémina, lo que inició una investigación por parte de la Policía Ministerial, mientras tanto se trabajaba en el caso de la mujer calcinada con la idea de poder identificarla.

 

Dentro de los trabajos de campo que llevaran a cabo los investigadores se descubrió que podría haber una relación entre la mujer desparecida y la calcinada, por lo que se pidió llevar a cabo una serie de estudios en la Dirección de Servicios Periciales, donde el día 8 de julio se comprobó que los dos casos tenían relación.

 

Ahí los ministeriales cuestionaron al esposo de Sandra en relación a su desaparición y dice que la voz que le hablaba solicitando el dinero para la liberación de sus esposa se parecía a la de un sobrino político de nombre Juan Christian, esto orilló a que se solicitara la presencia del señalado y al cuestionarlo en el edificio policial por la desaparición de la mujer este dijo que el esposo había planeado el secuestro, y que el y un compadre le habían ayudado a planear todo, que originalmente la mujer estaba de acuerdo con lo planeado, todo con la idea de obtener dinero y pagar las deudas que los aquejaban pero que un día, el hoy viudo le dijo que se le había pasado la mano y que la había matado a su pareja, sin dar más explicación.

 

A pesar de que esta versión fue negada por el esposo de Sandra Luz, Juan Christian, aseguraba que así habían sucedido los hechos, y que aceptara su culpabilidad, a pesar de que el viudo aseguraba que no tenía nada que ver, el equipo de investigadores siguieron trabajando debido a que había cosas que no quedaban claro, esto orilló a que el Fiscal que llevaba el caso solicitara una orden de arraigo a los presuntos involucrados en el homicidio, otorgándose esta el día 10 de julio.

 

Días después a las instalaciones de la Procuraduría de Justicia del Estado, se presentó una persona quien dijo que había escuchado que su camioneta coincidía con la declaración de unas personas que habían visto que de ahí se bajaba un bulto y le prendían fuego por la salida a Calvillo.

 

Esta persona dijo que el día lunes 6 de Junio cerca de las 19:00 Juan Christian, le había pedido prestada su camioneta para sacar unas cosas de la casa marcada con el numero 114 de la calle San Francisco de los Romo del fraccionamiento San José del Arenal, casa que rentaba pero debido a que diez días antes ya se había casado con una sobina de la occisa habían acordado cambiarse, por lo que estaba sacando algunas de sus cosas.

 

Dice el dueño de la camioneta que el hoy sentenciado, le pidió que le ayudara a subir un sillón con algunos enceres domésticos que tenía encima y que el peso era

demasiado por lo que pidió ayuda, al ver que no podían otra persona vecina del lugar se acomidió en ayudarlos; subido el mueble a la camioneta una Nissan tipo estaquitas color rojo y palcas de Jalisco, se quedaron platicando, se fumaron un cigarrillo y minutos después Juan Christian se retiró.

 

Con esta declaración la Fiscalía volvió a interrogar a Juan Christian, quien terminó aceptando que sí, que el había sacado un mueble del interior de la casa y que dentro del mismo llevaba el cuerpo de Sandra.

 

Al cuestionarlo de cómo se dieron los hechos Juan Christian, dijo que el viernes seis de junio cerca de las 10: 30 de la mañana había citado a la occisa en la casa de la colonia San José del Arenal, donde al conocer que tenía una deuda muy fuerte y que no contaba con el dinero para pagarlo, le dijo que sus padres le podrían prestar, ya instalada en un sillón la hoy finada, comenzó a discutir con el hoy sentenciado a tal grado de decidir colocarle un cable alrededor del cuello y estrangularla.

 

Lo primero que pensó fue planear el secuestro y decidió hablarle al esposo de Sandra para pedirle dinero, asegura que ceca del medio día se retiró de la casa escondiendo debajo del sillón el cuerpo de la muerta, sería hasta en la noche cuando volvió ha llamar al esposo de Sandra y decirle que al día siguiente le hablaría para ponerse de acuerdo en la entrega del dinero.

 

Al saber que el esposo de Sandra habría decidido presentar la denuncia ya no volvió a efectuar ninguna llamada. Siguiendo con la declaración de como habría matado a Sandra Luz, Juan Christian aseguro que regresó al lugar del homicidio el día lunes 8 muy temprano, para ello compró gasolina y carbón con la idea de quemar el cuerpo de la finada, aseguró que lo arrastró al patio le rocío gasolina y le colocó carbón, pero al prenderle fuego las llamas eran tan grades que muy cerca estaban unos tanques de gas y que el olor era muy desagradable por lo que decidió apagarlo y mejor meterlo a unas bolsas de plástico, las cuales fue a comprar cercas de la casa.

 

Dice Juan Christian, que envolvió el cuerpo en varias bolsas y lo selló con cinta canela lo metió dentro del mueble como si fuera relleno y le colocó varios enceres con la idea de que al sacarlo, nadie se diera cuenta pero como pesaba demasiado pidió el apoyo de los vecinos, del mismo modo el homicida declaró que como quedó la mancha del cuerpo en el patio y olía feo, agarró una cubeta con pintura de color blanco y lo regó para tapar las evidencias.

 

Ya cargado el sillón con el cuerpo de la finada, dice Juan Christian, que se dirigió hacia los Pocitos, con la idea de buscar un lugar para tirar el cuerpo, que circuló por brechas y carreteras hasta que vio un predio cercano al Boulevard Adolfo Ruiz Cortines, donde bajo el sillón con el cuerpo, le rocío gasolina y le prendió fuego,

para retirarse a la casa de sus familiares y preguntar si los presuntos secuestradores ya habían llamado para conocer sus peticiones.

 

Con los datos y declaraciones que emitiera Juan Christian Castañeda Medina, y con los trabajos que realizaran los peritos de la Dirección de Servicios Periciales, se desabrieron las huellas y evidencias que señalaban a esta persona, como responsable de la Muerte de Sandra Luz Aguilera Guerra.

 

El día jueves 25 cerca de las 18:00 horas fue entregada la orden de aprehensión por parte del Juzgado Cuarto de lo Penal, quien solicitaba el traslado del presunto responsable al CERESO para varones lugar donde quedó recluido el señalado en la averiguación como presunto responsable del homicidio.

 

Finalmente se dio inicio al juicio el cual concluyó con la determinación de que Juan Christian Castañeda Medina, tendrá que pasar 15 años de reclusión, así como el pago de $25,000.00 pesos por concepto de multa, y el pago de $82,782.00 pesos por reparación del daño a los familiares de la hoy finada

SONY DSC

Be Sociable, Share!

Comentarios

comentarios

Posts Relacionados

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *